Prioridades del gobierno de Morales

Prioridades del gobierno de Morales

La prioridad de cualquier gobierno debería ser dar seguridad a tus pertenencias y tu vida.  Para eso, necesitamos que exista orden, y que el aparato gubernamental que esta a cargo de poner orden sea eficiente.  ¿cuál es ese aparato gubernamental que impone el orden? La policía nacional y municipal, el Ministerio Público y en casos poco comunes el ejército. En la eficiencia de estos grupos descansa que logremos vivir con pocas o muchas violaciones a tu propiedad. (Aclaro que estamos hablando del organismo ejecutivo)

Por supuesto la seguridad es un tema que tiene muchos actores, pero los principales son cuatro; prevención, captura, impartir justicia y cumplir la condena.

Soy de la idea que la mejor prevención es una justicia pronta y cumplida, que al saber que “quien la hace la paga” aumenta el costo de oportunidad de delinquir. Si quien cometerá su primer crimen sabe que es muy probable su captura, no tan fácil delinque.  Pero no solo es justica pronta y cumplida, también se demanda de una red de cámaras, de iluminación pública, de un sistema eficiente de llamadas (911) y una distribución estratégica de los agentes de policía, entre otras cosas.  El primer legado de esta presidencia pude ser un sistema 911 que funcione.   En el tema de prevención juegan un rol muy importante las municipalidades con la correcta aplicación de pequeñas condenas por faltas leves, como; no tirar basura, no orinar en la calle, etc. Este tema lo ilustra muy bien el caso de la ventana rota.

En la captura, se suma que la policía tenga un equipo adecuado, no solo para movilizarse y aprender al delincuente, también capacidad para almacenar y utilizar información, (lo que se conoce como inteligencia) y así lograr capturas con pruebas, para presentar formalmente frente al juez.  No solo es capturar para salir en la foto de la prensa, es generar pruebas que lleven a condenas.

Impartir justicia, escapa de las manos del organismo ejecutivo, pero el líder del ejecutivo puede sentar las bases de una relación de apoyo total a las Cortes, apoyándolas con un recursos.  El presidente puede liderar un esfuerzo por asignar más fondos a los juzgados, con el fin de hacer la justicia pronta.

El sistema penitenciario es el último paso y depende del ejecutivo. Acá se habla de cárceles que alejen al delincuente de la sociedad y que el tiempo de condena sirva para su reinserción en la sociedad.  Guatemala tiene una mala nota en este tema, y el presidente puede hacer ya varias acciones; primero se necesitan construir más y mejores cárceles, que permitan separar a los reos por su peligrosidad. No hay recursos, hay que endeudarse, y es en este tema donde el presidente puede liderar un ajuste presupuestario que se refleje en beneficios para la mayoría. Debe también corregir los privilegios en las cárceles, garantizar que desaparezca la corrupción y que se terminen las extorciones desde las mismas.

Hay mucho por hacer y si no empieza ya, los 100 días no le van a alcanzar.

Presidente: La “luna de miel política” sí existe

Presidente: La “luna de miel política” sí existe

En el quehacer político existe el concepto “luna de miel” y este se refiere a los primeros meses de gobierno donde se pueden y deben hacer los cambios ofrecidos durante la campaña o los que se deseen hacer, que se sabe, pueden generar resistencia.

Que pasa durante los primeros meses de gobierno:  primero los medios abren un compás de espera, dándole el beneficio de la duda el nuevo gobierno y ven las acciones con ojos de optimismo.  Segundo, los ciudadanos (que ya estuvieron expuestos a meses de campaña) no quieren saber más de políticos y bajan la guardia, dando el beneficio de la duda el gobernante, “que lo dejen trabajar”.  La burocracia y sindicatos también bajan la guardia, algunos de sus jefes se van, quieren ganarse la buena voluntad de las nuevas autoridades y están dispuestos a ceder espacios.  Los buscadores de rentas, buscan conocer a las nuevas autoridades, y también están dispuestos a colaborar.  En estos primeros meses se marcan las pautas de lo que se permitirá o no en la nueva administración.  Y es esta “buena voluntad” y tiempo de reorganización de los actores que se debe aprovechar para impulsar los cambios que tanto necesita Guatemala.

El presidente del Congreso entiende perfectamente lo que hay que hacer, no desperdicia la luna de miel, y arranca un proceso de depurar los reglones 011 022 y 029. Y se ve como funciona la luna de miel: no hay ningún diputado que este cuestionando las decisiones del presidente, los sindicatos están callados y negocian con la cabeza agachada, la prensa solo cosas buenas mencionan. El éxito del presidente del congreso, hasta el momento, es total. Parece incluso que es capaz de lavarle la cara al partido UNE. Ves como los otros actores callan y esperan que pase el tiempo para reagruparse, esperar que surjan otros temas, y seguir con mas de lo mismo.

En el otro organismo del Estado, parece que no le han dicho al presidente que ahora es momento de tomar decisiones, de hacer cambios, de marcar el rumbo. Las dos decisiones que ha tomado este gobierno son: poner al ejercito a hacer carreteras y buscar donaciones para el tema de medicinas en los hospitales. Nada de trascendencia para la vida política de Guatemala.

Algunos temas urgentes: en todos los ministerios debe hacerse un inventario de empleados, sueldos y actividades de cada puesto, y es el momento para reducir personal superfluo en la planilla. (Ojo que esta luna de miel los político tradicionales la aprovechan para aumentar la planilla).

También se debe ordenar el tema de la deuda flotante.  Esa incertidumbre en cuanto al pago de trabajos realizados genera, no solo un aumento de precio en las obras, una nueva fuente de corrupción.

Temas específicos que se deben hacer en el Ministerio de Salud estos primeros meses: revisar los pactos colectivos y privilegios sindicales, es el momento de declararlos lesivos y volver a negociar. Es en estos primeros meses que se debe renegociar con la presencia de la prensa y demostrando que los interese de la mayoría se imponen frente a las minorías.  Se debe presentar un nuevo proceso para la adquisición de medicamentos, en el cual se garantice una verdadera competencia de precio, esta reforma debe tener tres principios: una subasta inversa transparente, los precios a los que se ha comprado y se compra deben ser públicos, y quienes participen en el procesos deben ser sujetos de rendir cuentas.

Guatemala tiene muchos procesos ineficientes, malas prácticas en la administración del ejecutivo, mucha mediocridad en los procesos y en la burocracia. Si le sumamos la corrupción que esta en casi en cada centavo que se gasta, tenemos un aparato estatal ineficiente.  Pero la buena noticia es que se puede cambiar, y ese cambio en muchas cosas puede ser rápido, pero necesitamos que el nuevo presidente aproveche su luna de miel para echar a andar esos cambios, para corregir procesos y para enfrentar las estructuras paralelas antes que ellas se re organicen y nos vuelvan a gobernar.

El dilema de la izquierda

El dilema de la izquierda

No debemos olvidar el colapso de lo que fue el socialismo que se practicó en la Ex Unión Soviética, la pobreza y la violencia que generó. En América Latína el ejemplo del fracaso es Cuba, con una creciente pobreza a través de los años, y sobre todo una perdida de libertad de sus ciudadanos.   Estas son historias que debemos recordar, para no permitir que se repita esa aventura de creer que el gobierno pude dirigir los destinos, con éxito, de sus ciudadanos.

Recientemente América del Sur es escenario de nuevos esfuerzos por revivir el socialismo, siendo Chávez en Venezuela quien más se arriesgo en esa aventura, y siendo los venezolanos quienes más se han empobrecido.  Generó un gobierno corrupto, violento, y que no lográ cumplir con las promesas de progreso e igualdad que ofrece el socialismo.

El dilema de la izquierda es la inutilidad del socialismo o cualquier otro sistema que se le paresca, pues no logra generar riqueza ni tampoco una sana convivencia social. Depende constantemente del conflicto y de generar enemigos.  No vive en paz.  Consigue una cierta calma social restringiendo la libertad y aumentando los niveles de represión y amenazas.

Estos pensadores de “izquierda” sostienen y defienden un pensamiento económico carente de bases y fundamentos factibles, y lo peor, es que sabiendo eso proponen la adopción de medidas políticas y económicas inútiles, que la historia, ha demostrado que son falaces y empobrecedoras.   Ellos enfrentan un grave dilema, que muchas veces colisiona con la moralidad y honestidad intelectual.    Muchas veces mienten y buscan culpables donde no los hay.  Tienen que obligar a algunos ciudadanos (y para eso acuden al gobierno) para lograr ejecutar sus planes, pues no logran convencer de la bondad de sus políticas sin el uso del poder monopólico del estado.

Es difícil ser de izquierda, pues sus “buenas intenciones” se enfrentan muchas veces a la inmoralidad de llevarlas a cabo. Definitivamente deben restringir la libertad en pro de avanzar en su lucha.

¿Quién sembró la semilla que dio lugar a “Guatemala ya cambio”?

¿Quién sembró la semilla que dio lugar a “Guatemala ya cambio”?

Es justo reconocer a esos héroes anónimos que siempre que escriben, dan clases, dictan conferencias, asisten a programas de opinión, o debaten temas en su casa, están sembrando esa semilla de cambio, están dando esperanzas que se puede mejorar nuestra sociedad.

Luego de “no te toca”, “Guatemala ya cambio” es la frase más usada en la política chapina. Y creo que es cierto, este 2015 fuimos testigos de dos cambios significativos para nuestra vida en sociedad, que no han sido automáticos ni mucho menos fruto del 2015 o de la descarada corrupción del Partido de gobierno.

Los cambios fueron la esperanza de una justicia que llegue a ricos y pobres, encabezada por la CICIG y el despertar de la ciudadanía con sus históricas participaciones en distintos parques y plazas.

Es importante decir que no fueron cambios que nacen en el 2015, pues al igual que todos los cambios sociales llevan tiempo. La CICIG es resultado de buscar nuevas formas de mejorar la justicia en Guatemala, incluye una discusión profunda sobre si es violación a la soberanía nacional, permitir entes extranjeros participar en impartir justicia, cuanto tiempo se pueden permitir que permanezca este ente en Guatemala. A parte de la discusión, sobre mejorar el sistema de justicia, y si es la CICIG un camino, también tomó tiempo que el ente internacional logara dar resultados, es decir, que los resultados de hoy de la CICIG son parte de un proceso de aprendizaje, sobre como funciona el sistema de justicia en Guatemala, y como lidiar con los medios de comunicación etc.

Las exigencias de la sociedad, son resultado de muchos programas de televisión, de muchas columnas de prensa, de discusiones familiares y sobre todo de un proceso de ir tomando consciencia que debemos estar pendientes del actuar de los políticos, pues es el freno más eficiente contra el abuso de autoridad de ellos. Podemos decir que Roxana y Otto fueron la gota que rebalsó el vaso, pero lo que nos llevó a este nivel de exigencia fueron muchas “gotas previas”.

El sistema vigente desde 1985, con tres modificaciones; primero, se eliminan las elecciones a medio período de alcaldías con pocos habitantes. Segundo, se agrega la papeleta de diputados al parlamento centroamericano y tercero se agrega una papeleta adicional para elegir diputados a la lista nacional, (que en un inicio se asignaban según el voto en la papeleta de presidente). Luego de 30 años de ir a votar en distintas papeletas, se ha consolidado el uso de las mismas, es decir, luego de 8 elecciones presidenciales, 9 de diputados y 12 para alcaldes, los ciudadanos empiezan a comprender como votar, y lo más importante las consecuencias de ir a votar, de cómo se votó y de no ir a votar. Esto se ve claramente en las elecciones del 2015, donde el voto fue cruzado en algunos casos, fue por el partido en otros, y se ve que los ciudadanos comprender que se puede votar por un alcalde sin necesidad de votar por el mismo diputado o presidente.

El 2015 fue de cosechar el trabajo de muchos héroes anónimos que nunca perdieron la confianza, que por medio de la difusión y la enseñanza de los principios éticos, jurídicos, económicos y políticos que hacen funcional una sociedad próspera, lograrían tarde o temprano dar pasos en la dirección correcta. Fue ese esfuerzo académico que sembró esa semilla en quienes tomaron las plazas. No hay un líder visible en las plazas, y tampoco hay un líder visible en la academia, pero ya la prensa mencionó la importancia de los ciudadanos, y yo quiero destacar la importancia de los académicos que nunca han perdido la fé en la educación.

El Congreso no es malo, si lo comparamos con no tener Congreso

Este artículo lo escribí cuando estaba en discusión el presupuesto en el 2015, y se me quedo sin publicar.   Pero vale la pena leerlo para empezar a ver que es lo que le toca hacer al Congreso.

El Congreso no es malo, si lo comparamos con no tener Congreso

Es normal para quien este en el ejecutivo solicitar un presupuesto sin candados, lo cual significa que pueden hacer transferencias de un uso a otro, es decir, gastar el dinero en lo que el presidente y sus ministros considere conveniente y no en lo que el Congreso de la República le dice que se debe gastar.  Por supuesto esto resulta a veces necesario, pues aparecen necesidades distintas año con año, o las prioridades con el tiempo cambian.

Recordemos que el tema de los candados en el presupuesto lo puso de moda la bancada del Partido Patriota encabezada por Roxana Baldetti, pues el gobierno de la UNE insistió en que necesitaba más dinero para su proyecto “solidario” que se materializó con bolsas solidarias y transferencias condicionadas, principalmente.  Ante la negativa del presidente Colom de llegar a solicitar abiertamente un presupuesto para dichos programas, y en lugar de esto, durante el ejercicio presupuestario restar a algunas carteras y programas para pasar esos espacios presupuestarios a los rubros de “solidaridad” le dio la oportunidad al PP de oponerse a ese manejo poco transparente, y dio una batalla en pro de un presupuesto menos manejable al ejecutivo, es decir con candados presupuestarios.

Luego que el PP llega al poder, pide presupuestos sin candados. Y hoy el nuevo presidente solicita lo mismo.

El problema va más allá de los candados en el presupuesto y la corrupción que esto pueda generar.  El problema es no respetar las instituciones que son el bastión de la democracia; como lo es el Congreso de la República y los medios de comunicación. Ambos piden que la discusión del presupuesto sea abierta, que se permita que los interesados en obtener una carretera, un subsidio o algún apoyo, lo piden abiertamente en las distintas comisiones que tiene el congreso, y claro, que estas discusiones sean cubiertas por la mayor cantidad de medios de comunicación, para que las políticas públicas y la prioridad del gasto sean parte de un proceso que involucre la mayor cantidad de actores.  No se debe olvidar que el Congreso es el espacio político  donde están representadas las minorías.

Esta claro que el Congreso, no solo en Guatemala, es el órgano mas desgastado de la democracia, primero porque muchos no entienden sus funciones, (incluidos los periodistas que los cubren) y segundo porque muchas veces en lugar  de políticos, llegan empresarios que buscan ser parte del presupuesto del Estado y así hacer crecer sus negocios, o empresas de familiares y amigos.

Debemos partir que el Congreso como institución funciona, posiblemente hoy por hoy no tenemos los mejores representantes, pero más que las personas muchas veces debemos pensar en las instituciones, y como estas paso a paso logran atraer mejores personas. Por eso partimos que el Congreso es una institución que funciona, y que lo que buscamos es mejorarla no abolirla.

Este proceso de mejorar el Congreso tomará su tiempo, y sobre todo un esfuerzo para entender cual es la función de éste y que le debemos  pedir.   El Congreso es el ente donde se debe generar la discusión política de los temas de interés nacional, y me atrevería a decir, que la discusión debe ser con una visión a largo plazo, pues las leyes que acá se aprueben serán para solucionar problemas futuros, más que presentes.  Estas discusiones deben ser visibles, los votos de los diputados deben ser publicados, y estas discusiones y votaciones deben dar lugar al surgimiento de liderazgos nacionales en distintos temas.  Es sano que el Congreso discrepe con el Ejecutivo y que haya una discusión nacional sobre esos temas.  No es sano que el ejecutivo pretenda ser legislativo y menos que el legislativo pretenda ejecutar obras.

El desprestigio del legislativo nace a raíz de involucrarse cada vez más en la ejecución de obras, incluso hay algunos diputados acusados por ser contratistas del Estado, y estos ven el presupuesto con ojos de negocios y no como una herramienta política para mejorar sus distritos, y con ese buen desempeño ser reelectos y vistos como políticos exitosos y sobre todo políticos sanos.  Y el error del ejecutivo nace de no querer cumplir las leyes, y para lograr esto, juegan a cambiar las leyes que previamente la constitución y el congreso han aprobado.

Este irrespeto mutuo se traduce en un desgaste para ambas instituciones y en una mediocridad de ambas, pues no se sabe quien es el responsable de que. La corrupción es culpa de las malas leyes o de los malos presidentes.

El tema es que debemos reconstruir nuestras instituciones, y esto se hace votando cada vez mejor, y exigiendo que los políticos tomen el camino correcto.   Ahora cual es este camino correcto:  el presidente electo debe discutir el presupuesto abiertamente con el congreso, y aceptar si pierde algunos espacios presupuestarios, y  luego ejecutarlo con apego a lo aprobado. También debe existir respeto entre la funciones de cada órgano del estado, el ejecutivo debe abandonar cualquier esfuerzo por modificar la constitución y / o cualquier otra ley del país, y sacar de la ejecución del presupuesto en la mayor medida posible a los diputados.

El legislativo debe hacer públicas sus funciones fuera de legislar, como lo es fiscalizar y representar sectores.  Esta dinámica política donde el Congreso le pide al Ejecutivo que atienda demandas ciudadanas y fiscalizarlo es lo más sano de la democracia y por supuesto hace leyes pensando en solucionar problemas futuros, no presentes.  Muchas veces se ve como pleitos, tanto dentro del parlamento como en los medios de comunicación.  Pero eso es una democracia sana, y somos los ciudadanos, al ser testigos de estas discusiones, quienes tendremos más y mejor información para votar en la siguiente elección.

El desgaste político es natural, por eso es que la democracia es un buen sistema, pues permite cambiar pacíficamente a los desgastados, y permite con el tiempo que las minorías se conviertan en mayorías. Ya para que este proceso sea legítimo necesitamos medios de comunicación apegados a la verdad y un sistema de justicia funcional.

 

Cristian Álvarez

Director

Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas | CADEP

¿Por qué es tan importante la libertad?

¿Por qué es tan importante la libertad?

La libertad es preciada para nuestra vida, es rara pues muchas veces la encontramos limitada, no garantizada porque tiene muchos enemigos, y siempre esta amenazada por quienes quieren imponer su visión de vida sobre el resto. No olvides que se puede perder en una sola generación si no se avanza, y la defendemos. Venezuela es un ejemplo cercano.

La Libertad es parte de la naturaleza humana: somos individuos únicos, con gustos y deseos propios, no somos una copia de algo o alguien, no somos una parte de un ejército de robots que pueden ser programados por quien ostenta el poder.

Para ser plenamente humanos, todos debemos tener la libertad de tomar nuestras propias decisiones y gobernar nuestras vidas según nuestras creencias y metas, siempre y cuando permitimos lo mismo para los demás. La libertad de los otros es parte de mi libertad. El sabio refrán dice, tu derecho termina donde empieza el mío.

La Libertad funciona. A lo largo de la historia se demuestra una y otra vez que donde hay libertad siempre florece la cooperación interpersonal, hay innovación y creación de riqueza que permite a los seres humanos vivir una vida más digna. Sin libertad no hay vida plena ni florece lo mejor de cada ser humano.

La libertad es la única forma de organización social, política y económica que requiere que vivamos con altos estándares de conducta ética, y nos recompensa cuando lo hacemos. Nuestro principal activo en una sociedad libre es nuestro prestigio. Esta es la diferencia fundamental entre una sociedad que respeta la libertad, y una sociedad que abraza los lazos paternalistas como alternativa a la toma de decisiones por cada individuo. En las sociedad paternalistas, no surgen altos estándares éticos de conducta. No hay premio por ser un ciudadano de bien, se le da lo mismo al que es excelente en su actuar, que, a quien es mediocre en su caminar.

La vida sin libertad es impensable. ¿Quién quiere vivir atado a la correa de otro?, ¿quién quiere vivir temiendo que a cada paso, aquellos armados con la fuerza y poder, podrían atentar contra su vida y pertenencias, aunque lo hagan con buenas intenciones?

Queremos vivir cada día en una Guatemala más libre, y en nuestro esfuerzo por difundir las ideas de la libertar no esperamos, incluso si fuera posible, que quienes asisten a nuestros eventos estén de acuerdo con todo lo que ven o escuchan de CADEP. Tenemos nuestras propias creencias, por supuesto, pero en un grado considerable somos un foro para diferentes puntos de vista entre quienes en general comparten una afinidad por la libertad.

Sabemos que tenemos que mejorar todo el tiempo, así que estamos inmersos en un constante programa de mejora. Experimentamos he innovamos. Los temas del seminario, la tecnología, y el contenido cambian y mejoran. Ampliamos y crecemos lo que funciona y lo que no lo dejamos caer. Lo hacemos todo para generar un “primer encuentro” para los jóvenes en el cual conozcan los principios económicos, éticos y legales de una sociedad libre, y de ahí se sumen a las distintas actividades del Centro y de la UFM.
Vale la pena luchar por la libertad. Nos da una sociedad más humana, con más riquezas pero sobre todo con estándares éticos mas altos.

Cristian Álvarez
Esta líneas son inspiradas por un mensaje del presidente de FEE Lawrence Reed

Salario mínimo diferenciado: ¿Más daño que beneficio?

Salario mínimo diferenciado ¿Más daño que beneficio?

Muchos economistas y empresarios dieron por perdida la batalla de eliminar el Salario Mínimo SM o por lo menos ven perdida la batalla que deje de subir. Ambos grupos saben que es perjudicial para las empresas y por lo tanto para los trabajadores la intromisión del gobierno en la oferta y demanda de mano de obra.  Los economistas saben que fijar precios mínimos a los salarios genera desempleo, afectando a los más pobres, que regularmente son los menos productivos, los que tienen menos educación, o padecen de problemas de salud por las condiciones en que viven o en que vivieron de pequeños.

Se ha dado un debate que saca a relucir diversos punto que vale la pena reflexionar sobre el “error” de cada análisis.

El primer error es, que quienes apoyan una política a favor del salario mínimo, creen ser moralmente superiores a quienes no la apoyamos, haciéndonos ver  como una especie de seres malvados que gozamos al ver sueldos bajos y los empresarios nos dan comisiones.   Nada mas alejado de la verdad y sobre todo nada mas dañino para un análisis serio sobre cualquier tema.

No le puedes dar la categoría de moral o inmoral a un salario. Imagina que tu tienes una cafetería pequeña y le pagas Q 1,500.00 a un joven por hacer mandados.  Y ves que el salario mínimo es Q 2,800, pues tú dices; lo despido porque no puedo pagar más y no quiero ser inmoral rompiendo esa ley.  El joven te dirá; por favor no me despida, mi abuela esta enferma y  mi mama no tiene empleo. Yo me quedo con los Q 1,500 por favor, he buscado otras opciones y no hay quien de trabajo en esta zona, por favor no me despida.  Que difícil decisión desde el punto de vista de hacer lo correcto, pues no puedes pagar más porque no te da tu negocio, o debes violar la ley.   Los resultados demuestran que muchos prefieren un salario menor al legal antes que quedarse desempleados.  Es un tema de oferta y demanda no de ser buena o mala persona.

Otro error es defender verdades a medias. Los empresarios y académicos saben que el problema es que el gobierno impone un salario mínimo.  Pero en lugar de defender principios (no a la intervención de precios) les gusta jugar a la política, pues deciden una soluciones a medias: un salario mínimo diferenciado SMD.  El SM genera desempleo e informalidad, eso empíricamente esta demostrado para mercados como Guatemala, por eso cobra fuerza la idea de un salario menor en algunos sectores, una propuesta de política pública, que reconoce el problema pero presenta una solución mediocre. Creo que los resultados no se verían en el corto plazo.  Apostaría que antes de generar más empleo en esos municipios, la decisión sería revertida por otros políticos.

Pero lo que más daño generó esta decisión del SMD (digo que ya generó, a pesar de haber sido derogada por la CC) es la idea que los problemas de este país se arreglan con leyes y más leyes.  La costumbre de querer darle a cada grupo su ley específica. Así no vamos a construir nunca un Estado de Derecho, en el cual las leyes deben ser generales y abstractas, de aplicación general, para promover el recto comportamiento de todos los ciudadanos.  Lo que no se ve de esta política pública es que nos aleja cada vez más de ese estado de derecho, el cual muchos deseamos ver en Guatemala.

Reconozco que esta política del SMD tiene una cosa buena; aceptar que el SM no permite generar plazas de trabajo formales y no permite atraer inversión para generar esas plazas tan necesarias.  Pero como muchas veces lo medio bueno sale caro.  Invito a quienes creen que el SM es malo defiendan  más principios y no se dejen llevar por la idea que una ley nos va sacar del problema.  Las medias verdades que defienden los políticos de turno terminan regularmente en desastres completos.

Salario Mínimo

Salario Mínimo

Parece que hoy el tema no es el salario mínimo sino el salario mínimo diferenciado. Pero creo que antes de comentar sobre el SMD (que es una política pública) debemos dejar en claro los principios alrededor del tema. Y por eso primero hablemos sobre el salario mínimo.

El debate sobre el salario mínimo que impone el gobierno deja claro que somos una sociedad que tiene diversas ideas, y que sobre un mismo tema ve pros y contras independientemente de nuestra ideología, y creo que también hay aún una fuerte corriente ideológica sobre el tema. Vale la pena rescatar que esa diversidad de opiniones es muy sana para la democracia, pero que complica enormemente la tarea de los gobernantes.

Los economistas vemos en el salario un precio, que como tal, debe ser establecido por la oferta y demanda. Los salarios no se fijan por el buen o mal  corazón del empleador, sino por el mínimo que se debe pagar para retenerlo en la empresa, es decir, los salarios suben cuando dos o más empleadores van tras el mismo trabajador, y bajan cuando dos o mas trabajadores van tras el mismo empleo.  Y esta interacción no hay forma de detenerla. Si no hay quien quiera trabajar en tu empresa debes subir el salario, y si hay muchos que quieren trabajar el salario tenderá a la baja.

El error de imponer un salario mínimo es que se hace pensando en empresas grandes que seguramente pagan o pueden pagar más, pero no se ven las empresas pequeñas que no pueden, y que tendrán que cerrar, despedir o irse a la informalidad. Estos empleados que serán despedidos, irán a otras empresas a buscar trabajo, presionando los salarios a la baja.

He oído a muchos  hombres y mujeres de distintos municipios que cuentan como han sido despedidos por culpa del salario mínimo, incluso recuerdo muy bien a un trabajador de Colomba Costa Cuca que me comentaba que el perdió su trabajo culpa del presidente y el aumento al salario.  Los salarios no se logran subir por decreto. Regular la actividad económica no da buenos resultados, porque no se tiene la información para tomar las decisiones correctas.

Me sumo a la frustración que da conocer los salarios que se pagan en muchos lugares de Guatemala, pero como economista que conoce el mercado guatemalteco estoy convencido que aumentar el salario mínimo ha sido y es un error.  Nos hace falta mucho empleo por generar, mejorar las condiciones de trabajo, e incluso eliminar empleos que son denigrantes, pero la solución no es por decreto, la solución toma tiempo, pues deben surgir mas y mejores fuentes de empleo. Por el momento cuidemos lo poco que tenemos, que es mejor que menos o incluso que nada.

Amigos de CADEP

Estimados Amigos:

En esta época del año, todos los que trabajamos en el Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas nos detenemos a pensar en nuestros numerosos amigos y colaboradores, ambos antiguos y nuevos.  Estamos convencidos, que nuestro trabajo, construir los cimientos intelectuales de una mejor Guatemala son de vital importancia,  pero por más ocupados que estemos en planear nuevos y mejores proyectos, no nos queremos olvidar de ustedes, que son quienes hacen esto posible.

Así que permítanme empezar el 2016 agradeciéndoles a todos quienes fueron nuestros compañeros  en esta batalla por las ideas, a quienes nos han donado su tiempo; organizando algún evento, siendo conferencistas o participando en nuestros seminarios, quienes han escrito en nuestro blog o participado activamente en nuestras página de Facebook y por supuesto a quienes han sido embajadores de la libertad; en su casa, comunidad, trabajo o con sus amigos. Mil gracias por ser parte de este proyecto.

Si has estado involucrado en nuestras actividades, te invitamos a que continúes participando, organizando e incluso sugiriéndonos nuevas, que de una mejor manera nos ayuden a llegar a más miembros de tu comunidad.  Cuando tu inviertes tu tiempo y tu talento en difundir ideas, tu estas invirtiendo en algo que hará bien a tu país por décadas.

En CADEP al igual que en la UFM buscamos cultivar un entendimiento sobre los principios de una sociedad de hombres y mujeres libres, donde el gobierno ocupa su justa dimensión, logrando vivir por derecho y no por permiso, enfocándonos en quienes no han tenido la oportunidad de estar en contacto con estas ideas.   Cada ves que escucho a un asistente a alguna actividad decir; “nunca había escuchado sobre estas ideas” sabemos en el equipo de CADEP que estamos haciendo la diferencia en la vida de quienes participan y que nuestro esfuerzo ha valido y vale la pena.

Gracias por ser un embajador de la libertad. Esperamos que oigas muchas cosas buenas sobre CADEP y nuestros proyectos en el 2016 y sobre todo esperamos que seas parte de estos.

Feliz año

Sobre los Sindicatos y sus abusos

México, en la época del PRI, fue un ejemplo de como las organizaciones minoritarias, se unen para mantener partidos o personas en el poder, pero poco a poco estas minorías van cobrando fuerza y se salen de control.  En los siguientes párrafos, copio escritos de Luis Pazos sobre como esas minorías, en el caso de México los sindicatos, construyen privilegios sobre esa relación perversa que se genera que para llegar a la presidencia se necesita, en democracia, sumar el apoyo de las minorías.

En 1928, Plutarco Elías Calles, admirador de Mussolini, funda el PNR, que posteriormente cambia de nombre a PRI. Hasta los años 70 el PRI prácticamente no tenía ciudadanos afiliados, solo sindicatos, centrales campesinas y grupos organizados, quienes les aseguraban votos a cambio de privilegios, subsidios, diputaciones o altos puestos en el gobierno federal. El sindicato de maestros, de Pemex, de burócratas, del Seguro social, de la Comisión Federal de Electricidad, de ferrocarrileros, la Central Nacional Campesina (CNC) y la CTM, entre otros grupos, intercambian prebendas, como el monopolio de decidir quién entra a trabajar en las empresas o instituciones gubernamentales, a cambio de subordinación y apoyo político. Los crecientes costos generados por los privilegios otorgados a los sindicatos y su progresivo poder hicieron insostenibles los gastos, pensiones e ineficiencias de esos grupos. Algunos se convirtieron en Frankensteins: sus creadores ya no los pudieron controlar.

El encarcelamiento de algunos líderes, como la Quina o Elba Esther Gordillo, no fue solo por corrupción, sino por enfrentar a sus creadores. Ese sindicalismo, todavía vivo en varias empresas estatales y sectores gubernamentales, es una de las causas de ineficiencia, pensiones excesivas y pasivos laborales impagables, que cada día absorben un mayor porcentaje del gasto público y hacen necesario que los ciudadanos productivos paguen más impuestos para mantenerlos.