Dos tipos de variables: endógenas y exógenas

Al hacer proyecciones para nuestras  distintas actividades diarias, incluimos con querer o sin querer, dos tipos de variables:  las endógenas, que son las que creemos que de alguna manera podemos controlar o estimar su probabilidad de ocurrencia  y las exógenas las cuales escapan de nuestro control.

Por ejemplo si tengo varios años trabajando, puedo creer que no seré despedido y por lo tanto tomar un préstamo.  Si corro 5 kilómetros diarios, puedo pensar que terminaré una media maratón.  Seguir en la misma empresa y terminar la carrera son ejemplos de proyecciones fácilmente predecibles.

Pero hay variables que no controlamos, las cuales muchas veces actúan en nuestra contra y no se puede estimar su probabilidad de ocurrencia. Por ejemplo doblarse un pie en la carrera.  Que la empresa pierda un cliente importante y deba despedir trabajadores, etc.   Estas son variables exógenas.

Las variables que escapan de nuestro control regularmente dificultan alcanzar el éxito. Si hay un terremoto, o los Estados Unidos declaran la guerra a Irán, o padecemos de una enfermedad, estos eventos no los podemos prever, simplemente  ocurren y nos obligan a cambiar de planes.

En economía es importante diferenciar entre las variables endógenas y las exógenas.  Por ejemplo, los gustos de los consumidores es algo endógeno al mercado, pero prohibir la importación de carros de Estados Unidos es una variable exógena al mercado.   La variable exógena más importante (que no controlamos) es el Gobierno, pues no sabemos que están pensando, en una reunión del congreso puede salir la Cicig, la ley de extinción de dominio, o la ley de seguros, que fácilmente convierten actividades legales en actos penados por la ley.

Por eso es importante exigir al gobierno estabilidad en sus acciones.  Un gobierno con déficit fiscal es inestable y propenso a cambiar constantemente las reglas del juego.  La presión por aumentar impuestos crece, el dinero disponible para hacer obra pública y  pagar salarios disminuye.  El gobierno para financiarse debe aumentar su intervención en la actividad económica. Esto es salir a demandar crédito, ser parte de la oferta de dólares al ingresar divisas al país, emitir dinero, endurecer los controles contra las actividades informales, etc.   Más de 20 años con gobiernos que gastan más de lo que cobran pronto nos pasará la factura.  Es decir, que el peligro que una variable exógena afecte nuestras proyecciones, tanto empresariales como de vida, aumenta.

Cristian Álvarez

7 pensamientos en “Dos tipos de variables: endógenas y exógenas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>