¿Qué es la política sin políticos?

En un prólogo que escribe el ex presidente de México, Vicente Fox, sostiene que existen dos verdades sobre la política: la primera es que  la política es la más noble de las actividades sociales porque busca y promueve el bien común, cuando es bien realizada y la segunda es que ningún país puede progresar si no esta bien gobernado.

Imagino que estas frases pueden ser catalogadas como verdades siempre que se cumplan algunas premisas: la primera y más fácil de ver es que si juzgamos a la actividad de los políticos por las intenciones que se hacen públicas, es decir, que los mismos políticos comparten frente a sus electores y los medios de comunicación, claro que es una actividad con noble intenciones.  Pero el problema de esta frase empieza al contrastarla con la realidad; por eso es que el ex presidente mexicano agrega esta frase de dispensa “cuando es bien realizada”, porque obviamente los ejemplos del desempeño de los políticos deja en duda su veracidad.

Pero lo interesante de analizar es ¿por qué muchos ven con buenos ojos la política y con malos ojos a los políticos?.  Esa dicotomía es resultado de  un análisis  romántico de la política (a priori) y de un análisis realista (que no se puede dejar de ver) de los resultados en los distintos campos de acción donde interfiere los políticos (a posteriori).   El error radica en estudiar la política sin incluir sus principales actores; los políticos, grupos organizados y votantes.  Analizar la política sin analizar a los actores es una análisis vacío, un estudio incompleto, una investigación donde las premisas serán falsas frente a los resultados.  Pareciera que esta forma de estudiar la política se resumen en que los resultados de la política depende de “implorar” para que llegue un buen presidente o buenos funcionarios y no puedes hacer más para cambiar el destino que invocar  para que aparezcan buenos gobernantes.

Cuando juntas el estudio de la política con los actores principales obtienes resultados muy distintos, y no se puede concluir que la primera frase de Fox es una verdad, la política es la mas nobel de las actividades sociales porque busca y promueve el bien común, cuando es bien realizada, pues simplemente los resultados revelan que incluso cuando hay buenos políticos y buenas intensiones los resultados que prometen no se alcanzan, y con malos políticos el resultado es aun peor.

Juzgar  a la política por sus promesas o por lo que busca alcanzar es un error, y de ahí el punto de partida del desprestigio del que goza la política y los políticos en casi todos los ámbitos donde interfiere la política y políticos.

La segunda verdad que menciona Fox “ningún país puede progresar si no esta bien gobernado”, es más ambigua y por eso se acerca más a una “verdad”. Es difícil encontrar en la historia una sociedad exitosa sin gobierno, Milton Friedman creía en eso. No hay un caso de éxito sin gobierno.  Pero hay muchos casos de fracasos de gobiernos, por lo que es muy importante definir “bien gobernado”, pero no en un contexto en el cual esperamos a un Rey sabio y benévolo, sino más bien, usando un contexto real, debemos contestar la pregunta, ¿cómo podemos estar “bien gobernados” cuando los políticos son de carne y hueso?  Y es ahí donde los aportes de la ciencia económica son relevantes al proceso de análisis y estudio de la política, pero sobre todo la economía nos ayuda a definir el campo de acción de los políticos, que problemas se deben resolver en lo privado y cuales deben involucrar a políticos.

El desgaste de los gobiernos en general radica en creer que pueden hacer mejor las cosas que los individuos, que pueden generar mejores resultados legislando y controlando en lugar de dejar a las personas libres,  bajo normas generales y abstractas, que guíen un comportamiento comúnmente aceptado.   Creen que los sueldos mejoraran si ponen leyes de salario mínimo. Creen que el comercio mejorara si hay tarifas y aranceles.  Que las fronteras ayudan al comercio, que la competencia se puede crear con leyes, que las leyes pueden eliminar el consumo de drogas.  Todas estas intervenciones descansan en la esperanza que darán mejores resultados, pero los resultados son distintos a lo propuesto, lo que genera desconfianza de la población, genera que luego de las promesas los políticos deban explicar por que fallaron, etc.

Limitar la acción del gobierno es bueno para todos, mejoraría la credibilidad en la política y en los políticos y es bueno para las personas que vivimos en sociedad.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

AVISO IMPORTANTE: El análisis contenido en este artículo es obra exclusiva de su autor, las aseveraciones realizadas no son necesariamente compartidas ni son la postura oficial de la Universidad Francisco Marroquín.

Un pensamiento en “¿Qué es la política sin políticos?

  1. El Estado es un ente regulador de las relaciones sociales. El hombre vive en estado de indenfension ante la naturaleza. El hombre siempre busca tener relaciones entre si para enfrentar situaciones adversas que superan sus propias fuerzas. Aristoteles dijo: El hombre que creo el Estado le hizo un gran bien a la humanidad pues el hombre que puede vivir solo es idiota o es un dios. Por lo tanto el Estado es dirigido por hombres para beneficio de los hombres. Los que se dedican a la acción del Estado son políticos. Sin embargo el hombre es un animal político (zoo politikon). El mismo Aristoteles afirma que donde quiera que haya alguien que mande y otro que obedezca se la POLÍTICA. De manera que todos somos políticos porque ejercemos el poder en alguna forma en las relaciones sociales (sociología o relaciones de poder en la sociedad).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *