Política y Economía

Este mes, CADEP fue a Escuintla para exponer la situación del país, ofreciendo soluciones a los problemas que lo aquejan. Los asistentes, además de tener una gran respuesta a los temas que plantearon los expositores, participaron con ánimo en el evento, demostrando su gran interés por ideas frescas y que están a su alcance.

Al inicio, el Licenciado Cristian Álvarez habló sobre la cooperación social y como esta, siendo inherente a todos nosotros, es la mejor manera para vivir en sociedad y manejar las decisiones públicas. Contra todo pronóstico, Cristian no lideró una exposición cualquiera: el público, muy entusiasmado, se levantó a proponer soluciones y a poner ejemplos con base en lo que él había dicho. Su presentación fue en conjunto con los asistentes, demostrando que todos tienen una voz llena de valor y llena de razón.

Luego el Dr. Eduardo Fernández Luiña, hombre de grandes ideas y gran conocimiento, tomó la posta, explicando los límites de la acción política, haciendo un llamado a los asistentes a participar activamente como sociedad civil, dejando claro que los políticos están ahí para servir y para escuchar, no para señalar y mandar. Eduardo recalcó la importancia de comprender con claridad que los políticos no son dioses ni superhéroes, y que, como todos nosotros, tienen límites. Una exposición muy enriquecedora, sin lugar a duda.

Siguiendo con los Licenciados Hugo Maúl y Lester Echeverría, con conferencias relacionadas al crecimiento económico y cómo este puede ser pausado o retrasado por los buscadores de rentas; estos dos temas siendo importantísimos para luchar contra la pobreza y desenmascarar el engaño en el que, lamentablemente, caemos muchas veces cuando votamos.

Eventos como este sirven de mucho para refrescar nuestra perspectiva sobre la política y nuestra vida de todos los días. Hay veces que el trabajo y los estudios nos tienen muy ocupados y no nos detenemos a pensar qué podemos hacer para cambiar el estatus  de nuestro país. Si CADEP sigue creando espacios de diálogo como este, se puede cambiar mucho para bien.

Colaboración
Jorge Emilio Lince
Estudios políticos y Relaciones Internacionales
Universidad Francisco Marroquín

¿Qué se necesita para conseguir un buen trabajo?

¡Vaya pregunta!;  pues el guatemalteco promedio asume que lo que se necesita para conseguir un buen trabajo son características tales como, buenas notas en el colegio o en la universidad, empeño, dedicación, esfuerzo, tenacidad, capacidad, conocimiento de otros idiomas, dominio de la tecnología informática, perseverancia, entre otro sin fin de características personales.  Pero la respuesta es sencilla, lo que se necesita para conseguir un buen trabajo, es que alguien te contrate.  Estas fueron las primeras palabras del licenciado Cristian Alvarez Director del CADEP en su visita a la ciudad de San Marcos el recién pasado uno de abril de dos mil diecisiete.

Es importante analizar que existen muchos mitos respecto a la contratación de personas para laborar en determinadas empresas, pues lo que realmente se necesita para ser contratado es que existan empresarios que estén dispuestos a contratar los servicios de otra persona, que tanto empresarios como colaboradores lleguen a un acuerdo económico y pueda entonces conseguir trabajo la persona que haya ofertado sus cualidades profesionales y que éste haya coincidido con la demanda de los empresarios.

En múltiples ocasiones se asume que si alguien toma una beca, aprende inglés, alemán o francés, viaja por el mundo capacitándose y logrando éxitos académicos entonces seguramente encontrará un “buen trabajo”, lo cual queda desmentido pues el mercado (los empresarios) no contratan por “mérito”, ellos están acostumbrados a contratar por “valor”, es decir, nadie compra lo que no le conviene, nadie paga más de lo que considera “caro”; pues las contrataciones en el mercado laboral no difieren mucho de las compras en el mercado popular que hace el guatemalteco diariamente, en donde el guatemalteco o guatemalteca “REGATEA” precios con el vendedor, hasta lograr el precio que para él es justo o adecuado a su bolsillo.

Cosa similar sucede cuando se contrata a un colaborador, pues la pugna entre demanda y oferta hace que los salarios suban o bajen y esto no depende exactamente de ninguna de las dos partes (empresarios y colaboradores) pues el mercado es “espontáneo” nadie lo dirige, lo único que se hace es “REGATEAR” esos precios para llegar finalmente a un acuerdo de salarios, sueldos, honorarios o estipendios.

La verdad al cien por ciento es que, según las palabras del licenciado Alvarez, existirán mejoras salarios en la medida que hayan más empresarios y muchos de ellos vayan tras los servicios del guatemalteco que debe estar listo, presto y dispuesto a negociar y llegar a un acuerdo económico que beneficie al empresario y al colaborador mismo, quien sin lugar a dudas mejorará también su calidad de vida en la medida que más empresarios estén interesados en su persona.

Colaboración
Alder Godínez

 

¿Cuál sigue siendo el problema fiscal de Guatemala?

Cada año, con mucha tristeza por el futuro de Guatemala, he encontrado discusiones muy pobres sobre el tema fiscal, un debate en el cual, año con año se recoge más de lo mismo, que busca culpables donde no los hay, y sobre todo que desperdicia en cada elaboración una ventana de oportunidad política para redefinir el rumbo como nación.   Analicemos un poco el tema.

El actual gobierno desperdició la oportunidad en el 2015 de tener un presupuesto que se ajustará a sus propuestas de campaña, y así lograr un primer año de alta ejecución y dar resultados a la población, lo que le permitiría agenciarse de más capital político para empujar los cambios que el sistema necesita. Por el contrario el resultado fue una baja ejecución presupuestaria, sumado a una acelerada pérdida del capital político del presidente y prácticamente condenó al partido de gobierno a no tener oportunidades de ser competitivo en las elecciones del 2019. Resumen, se pierden las ilusiones que generó un presidente más y otro partido más que llegó a gobernar, el cual correrá con la suerte de sus anteriores.

Para el 2017 el actual gobierno basa su plan fiscal en dos ejes principales: el primero es fortalecer la recaudación fiscal, sin importar los excesos que pueda cometer la SAT y por supuesto sin un análisis de los daños que estos excesos están ocasionando a la actividad empresarial y al clima de inversión en el país. Esta presión fiscal le va dar ingresos en el 2016 y 2017, mientras que en el 2018 la falta de inversión y de certeza se empezará a sentir, aumentará la informalidad, disminuirá de la actividad económica con su respectiva disminución en los ingresos fiscales. El segundo eje es lo que llamaron un presupuesto participativo, y en su elaboración convocaron a la sociedad civil para que hicieran propuestas, y de esta idea resultó una larga lista de deseos, sin prioridades. El resultado de presentar un presupuesto que no tiene rumbo, al igual que en el 2016 deja a cada ministro a cargo de la dirección que le quiera dar a su institución, es un año más perdido, y a eso se debe sumar que esa lista abierta de deseos estará muy lejos de la realidad, generando nuevos focos de ingobernabilidad.

Los analistas están perdiendo la brújula y los políticos hace rato que la perdieron al apoyar un plan para que las empresas paguen más impuestos, (de forma justa o injustas) ya sea en el presente (reformando las leyes, como el secreto bancario)  o en el futuro endeudando más al país, pues insistir en cubrir o aumentar el gasto público no es el principal problema que afecta el desarrollo de Guatemala, sino la desviación, el derroche y robo de los impuestos por los gobernantes, pasados y presentes.

Es importante revisar los datos y la historia de los países que hoy son ricos. Ningún país del mundo ha resuelto sus problemas de pobreza, desempleo y bajo crecimiento, aumentando impuestos o aumentando la recaudación fiscal en relación con su Producto Interno Bruto.  Los problemas de la pobreza se resuelven incrementando la inversión, con la presencia de pequeñas, medianas y grandes empresas, las cuales huyen de los países con más impuestos y presiones fiscales, así como huyen también de la incertidumbre política y económica.

El plan presentado por el Director de la SAT para seguir persiguiendo empresarios, (buenos y malos), podrá ayudar a aumentar la recaudación fiscal, pero no ayudará al desarrollo económico y tampoco a los más pobres.

El presupuesto participativo de gastos presentado por el Ministro de Finanzas, cerca de los 79 mil millones, podrá ayudar a aumentar el gasto público como porcentaje del PIB (para alegría de algunos analistas) pero solo traerá desequilibrios fiscales que llevarán al gobierno a un nuevo endeudamientos sin posibilidades sanas de pago.  Los problemas de la ineficiencia del gobierno actual (y pasados también),  no son resultado de la existencia del grupo denominado “la línea”, que organiza la evasión o elusión fiscal, sino de un irresponsable e improductivo gasto público, que en nada apoya un mayor crecimiento económico.

Si en realidad un gobierno quiere ayudar al desarrollo de Guatemala, debe presentar planes para reducir el gasto público, aumentar su productividad, detectar sus desvíos, transparentar su destino y recuperar los recursos robados en el pasado.

La solución a los problemas de ineficiencia en el gasto público, déficit fiscal, deuda pública  y pobreza no está por el lado de mayores impuestos y controles fiscales a las empresas, sino en limitar los gastos de los gobernantes y establecer una mayor vigilancia en el uso de los recursos.  Es la desviación, el derroche y robo de los impuestos por los gobernantes lo que no nos permite romper el círculo vicioso de malas instituciones de justicia que da como resultado malos políticos y malas políticas públicas.

No es dando más dinero a los gobernantes que se solucionan los problemas de delincuencia, pobreza, violencia, desnutrición, mala educación, etc. es invirtiendo los ingresos fiscales, primero en más y mejores controles y luego en proyectos priorizados.

Cristian Álvarez
Director
Centro de Análisis de las Decisiones Públicas

Las instituciones y la trampa del éxito

Es importante entender que el crecimiento económico no es resultado de un milagro, es resultado de muchas variables, que debemos estudiar, entender y sobre todo difundir. El siguiente artículo aporta mucho para por qué crecen las naciones y por que dejan de crecer.

Esta perspectiva acerca de las condiciones que promueven el desarrollo económico ha sido complementada por otra, que trata de explicar por qué ciertas naciones altamente desarrolladas pierden dinamismo y entran en largos períodos de decadencia.

Seguir leyendo

http://ellibero.cl/ideas-libres/por-que-pueden-fracasar-los-paises-desarrollados-lecciones-del-ejemplo-de-europa-occidental/

Tú ya eres alguien

De pequeño escuché muchas veces decir a mis padres y abuelos que hay que estudiar para ser alguien en la vida, para ser mejor ciudadano, tener acceso a un mejor sueldo, mejores condiciones de vida en general. Y en el colegio, tanto en primaria como secundaria, dichas frases te las repetían. Con el pasar de los años de estudio, cada uno se va dando cuenta que esas frases son verdades. Conoces a primos que han estudiado y tienen un buen trabajo, sostienes conversaciones muy agradables con personas mayores que han ido a la Universidad, y constantemente oyes a muchos hombres y mujeres mayores arrepentirse de no haber estudiado más. También ves a personas mayores retomar sus estudios, y lees en la prensa noticias de hombres y mujeres que han sido y son exitosas gracias a las oportunidades de estudios que tuvieron.

foto para blogEstudiar se convierte en una obsesión para tus papas al principio, quienes se sacrifican por enviarte al mejor colegio que su presupuesto se los permite, hay muchos esfuerzos por darte las mejores herramientas, como libros, lapiceros, computadoras, etc. Luego para tus maestros se vuelve una obsesión; te castigan si no haces la tarea, te dan sermones de lo importante que es y que será la escuela en tu vida. Luego tú mismo te das cuenta que debes estudiar más, así que decides trabajar para pagarte tus estudios. Es más, el Gobierno, o los Gobiernos también están obsesionados con que todos los habitantes estudien más y más y más. Muchos aseguran que cuando los ciudadanos reciben educación, hay crecimiento económico, y mejores instituciones políticas, sociales y económicas.

Incluso quienes somos parte de la academia vemos con mucha alegría, que nuestros ex-alumnos logren o alcanzan grandes cosas.

La primera parte del mensaje es: manda a la escuela a tus hijos, ve tú a la universidad, lee más, aprovecha la tecnología para oír conferencias, etc. Sin lugar a dudas eso te hará mejor persona.

Pero hay una lección muy grande alrededor de la educación que recibí y la quiero compartir.

Dando una conferencia a alumnos de tercero básico en una escuela de la ciudad de Quetzaltenango, les pregunte a los chicos ¿por qué están estudiando?  Y las respuestas muy similares al primer párrafo; para ser alguien en la vida, para ganar más, para ser mejores, etc.   De repente oí a una chica que dice que ella no está de acuerdo, que venir a la escuela no nos hace ser alguien en la vida.  Muy sorprendido pregunto, ¿Por qué dices eso?   (Y me dio la respuesta más fascinante  del 2014 y tal vez de muchos otros  años) porque yo ya soy alguien en la vida.  Le dije tienes toda la razón, cada uno de nosotros ya somos alguien en la vida, Dios nos regaló esa gracia, y lo que nos queda es pulir lo que somos, descubrir nuestra esencia, nada de lo que tengamos o hagamos nos hará alguien en la vida, porque ya somos desde que nacemos alguien en la vida.

Si tú quieres tener algo o alcanzar alguna meta para ser “alguien en la vida” corres el riesgo de no lograrlo, pues si te hace falta algo para ser alguien hoy probablemente también te haga falta mañana. Por ejemplo, si tú crees que necesitas una casa propia para ser alguien en la vida, (pues ves a otros que tienes casa y que son felices) siempre vas a encontrar alguien que tiene una casa más bonita y grande, lo que te hará pensar que para “ser alguien” necesitas ahora una casa más grade. La envidia no se detiene. Lo único que detiene la envidia, (que por cierto es el pecado capital que abre la puerta a muchos otros pecados) es sentirse bien con uno mismo, saber que tú ya eres alguien en la vida, y que tu misión no es buscar ser alguien, que tu misión es perfeccionar el que ya eres.

No soy un filósofo ni un estudioso de la moral, solo quiero compartir esta profunda reflexión de una chica de 14 años. Que cada año nos ayuda a descubrir nuestros talentos, a usarlos y mejorarlos. Que nos ayude a comprender que amarnos a nosotros mismos es el primer paso para ser felices, y el segundo es dedicar cada vez más tiempo a las actividades que nos gustan, teniendo en mente que venimos a este mundo a ser felices.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las DEcisicones Públicas, CADEP

Que peligrosos son los sabelotodo

Si algo nos caracteriza a los economistas austríacos, no por ser humildes, es reconocer que el mercado sabe más que una persona, que por mucho que estudies no puedes superar la suma de conocimientos que están inmersos en la actividad económica y social.

Los sabelotodo de la Energía
Por Lawrence W. Reed

Desde pequeño me enseñaron que la sabiduría empieza en el momento en que comprendemos que no importa cuanto creemos saber y conocer, siempre existirá una cantidad infinita de información que no poseeremos.

Ésta enseñanza ha tenido dos grandes efectos en mi vida, uno de ellos ha sido el despertar la curiosidad y el deseo de querer aprender más cada día; así también ha convertido la humildad en un hábito. He llegado a descubrir que todo el conocimiento que he adquirido a lo largo de mi vida, sobre todo a lo que al futuro se refiere, no llega a ser más grande que una hoja de grama en una cancha de futbol.

Sin embargo, estamos rodeados de personas que dicen saber más de lo que sospecho saben en realidad. Lo más inquietante resulta ser que todos estos sabelotodo desean hacer uso de la fuerza del gobierno para imponer sus deseos y esquemas sobre el resto de individuos. En los Estados Unidos, Washington resulta ser el Estado conformado en su gran mayoría por personas ansiosas de planear cada aspecto de nuestras vidas, sin importar la capacidad que poseen para administrar las propias.

frase para 28 de sesptLa energía es un tema puntual a lo que se comentaba con anterioridad. Hoy en día ha surgido una religión en contra de los combustibles fósiles ocasionando así posturas y comentarios a favor de lo que conocemos como las opciones “verdes” o ambientalistas. Los sumos sacerdotes de ésta nueva religión dicen que nos estamos quedando sin petróleo y que debemos de considerar la energía eólica, solar y de algas para hacer frente a la futura escasez; (el problema está en que dichos sustitutos deben de implementarse por medio de subsidios, impuestos y obligaciones), ya que ésta es la única forma de combatir lo que ellos consideran un problema.

En el siglo XIX las personas en América utilizaban aceite de ballena como combustible para la iluminación. Al momento en que la demanda del aceite aumentaba así también lo hacían los precios ya que el suministro de ballenas disminuyó (éstas eran propiedad común y no privada, por lo que todos tenían incentivos para hacer uso de ellas y nadie una razón para conservarlas). En 1850 ningún burócrata pudo predecir que 25 años después cambiaríamos el aceite de ballena por el queroseno, el cual se deriva del petróleo crudo y es producido por una nueva industria. La oferta y demanda, los precios como señales en un libre mercado y los empresarios tomando cualquier tipo de riesgos, todo esto funcionando de la mejor manera, permitió la transición del uso de aceite de ballena a queroseno.

Este último ejemplo demuestra lo que sucede cuando las personas poseen libertad económica. Los chips de ordenador, satélites y el láser sustituyeron los cables, transistores y los tubos de vacío. Los automóviles remplazaron las montañas cubiertas de estiércol de caballo por las calles de nuestras ciudades. ¿Se acabarán los árboles antes de que surja en alguien la idea de sembrar más, sin la necesidad de un edicto por parte del gobierno? ¿Qué es lo que hace creer a todos que los reguladores y controladores saben más acerca del futuro, que aquellos que generan riqueza, las personas que deben resolver problemas o que deben de exponerse a los riesgos del mercado?

Probablemente la energía solar, eólica, de algas o algún otro sustituto de energía no descubierto aún, podría resultar superior a los combustibles fósiles, pero como saberlo si no permitimos que todas las opciones compitan libremente. Yo no encuentro razón alguna para sustituir el juicio del mercado por el de funcionarios del Gobierno, a menudo hambrientos de poder y con intereses particulares.

Regresa el fantasma de la inflación a Guatemala

Según noticias de prensa de la primera semana de septiembre, la inflación interanual en Guatemala muestra números más elevados que en los últimos años.

Siempre hay más de una explicación para los fenómenos sociales y económicos y el aumento de precios no escapa de este tema. Hay explicaciones que van desde: con poco rigor académico, es decir que la evidencia no acompaña a la supuesta teoría, como decir que los precios suben porque los empresarios quieren ganar más o acaparan los productos. Otras como la “inflación de costos” que también es falsa, pero es más difícil de negar, pues suena lógico y hay evidencias que cuando un producto que es utilizado en muchos procesos productivos, como el petróleo o los salarios, suben de precio, los empresarios deben aumentar el precio de venta. Por supuesto al analizar una serie de datos de un periodo largo de tiempo nos demuestra la falsedad de la teoría, pues los salarios reales y nominales han aumentado constantemente mientras que los precios reales de muchos productos han disminuido.

La teoría que mejor explica la realidad es que la inflación es y ha sido un fenómeno monetario, es decir, que el aumento general y constante de los precios es respuesta a un aumento de los medios de pago, especialmente la base monetaria, es decir, los billetes y monedas que crean los bancos centrales. La emisión monetaria causa un aumento de precios.

Para entender la inflación en Guatemala hay que ver la historia. Para eso nos ayuda el siguiente cuadro:

Entrada blog 13 de septiembre

En los últimos 20 años la inflación ha estado cerca de 10% pero los últimos años ha mejorado a niveles cercanos al 5%, lo cual es positivo para la economía, pues fomenta el ahorro y disminuye las tasas activas de interés. Pero este 2016 están regresando las amenazas de un aumento de la inflación. Estas amenazas llegan en un mal momento para la economía nacional, pues a la inestabilidad política, jurídica y fiscal que en Guatemala ha aumentado dado los acontecimientos de la plaza en el 2015, la presión que la SAT está ejerciendo para aumentar la recaudación de impuestos y los casos judiciales contra ex políticos, políticos y empresarios, que encabeza la CICIG y un renovado MP, si bien es cierto que son los primeros pasos para enderezar el rumbo del país, no se puede negar que en el corto plazo generan un nivel mayor de incertidumbre, tanto económica, como política y jurídica. Y si a esta inestabilidad le sumamos el fantasma de regresar a inflaciones altas, el panorama para una desaceleración en el crecimiento económico se ve como una realidad para el 2017.

Siguiendo la teoría que la inflación es un fenómeno monetario, es decir, que es causado por un aumento en la cantidad de dinero en circulación, debiéramos investigar si es verdad que el Banco de Guatemala ha emitido más billetes y monedas. El Banguat tiene prohibido prestar dinero al gobierno central, lo que limita sus opciones de emitir nuevos billetes. Pero aún tiene una puerta abierta para emitir y es la política cambiaria y su propio gasto en funcionamiento, pues las pérdidas del Banguat no son pagadas con ingresos de impuestos.

En materia de política cambiaria, este gobierno se ha dado a la tarea de “defender” abiertamente la necesidad de aumentar el tipo de cambio, es decir, devaluar el quetzal. Lo anterior con la ilusión de aumentar el tipo de cambio y así mejorar la rentabilidad del sector exportados, buscando que esto genere una reactivación sobre todo en el sector agrícola.

Hazlit dice claro que la ilusión que genera la inflación dura muy poco, pues pronto los costos de producción también aumentan y las utilidades regresan a ser las mismas, lo que obliga rápidamente a los empresarios a aumentar los precios. Lo importante para el crecimiento económico son las utilidades esperadas no los precios de ventas, por eso la importancia de tener una inflación cero o cercana a cero. La ilusión que genera la inflación también la genera el tipo de cambio, pues aumenta en el corto plazo la expectativa de generar utilidades, pero pronto los costos suben y la utilidad regresa a ser la misma, pues los precios relativos se ajustan. Probablemente esta devaluación del tipo de cambio, en el largo plazo genera algún aumento en la rentabilidad de algunos exportadores, y la pérdida de rentabilidad de productores locales. Terminará siendo en el mejor de los casos un juego de suma cero, es decir, una trasferencia de riqueza de un grupo que no vende al extranjero hacia un grupo de exportadores.

Podríamos decir que suena bien aumentar el tipo de cambio, para mejorar y/o ayudar a una sector de la económica nacional, pero debemos preguntarnos como funciona esa ayuda, pues muchas veces el QUE suena muy bien pero el COMO complica llegar a los objetivos.

Como puede hacer el gobierno para lograr aumentar el tipo de cambio: es muy sencillo, debe comprar dólares y así aumentar la demanda de las divisas; y que hace con los dólares que compra, pues se acumulan en una cuenta del Banco de Guatemala que se llama Reservas Monetarias internacionales. En el cuadro siguiente se muestra que el gobierno en el 2016 ha comprado más dólares que en los cuatro años anteriores, y para hacer estas compras debe necesariamente inyectar quetzales a la económica, es decir, aumentar la base monetaria. Y este aumento es la causa de la inflación.

entrada blog 13 de septiembre01

También podemos revisar y comparar el balance General del Banco Central, http://www.banguat.gob.gt/inc/main.asp?id=120158&aud=1&lang=1 y al hacerlo vemos que la cuenta de Numerario Nacional paso Q 29,892 millones en julio del 2015 a Q 32,147 millones en julio de 2016, esto es un crecimiento de 7.54% en los billetes que circulan. Este aumento en la base monetaria, explica la inflación acumulada que estamos teniendo en Guatemala, la evidencia muestra de nuevo que si aumenta la base monetaria, habrá un aumento en la inflación. Crear una ilusión de tener un tipo de cambio por encima del real, comprando dólares que aumenten las Reservas Monetarias y al mismo tiempo aumentado los quetzales que circulan, esta generando lo que Hazlitt describe como el hechizo de la inflación.

Siguiendo con el análisis, la inflación es de los impuestos más crueles, (es un impuesto porque el Banco Central con el apoyo del gobierno nos impone la pérdida del poder adquisitivo de la moneda) pues afectan al 60% de la población más pobre del país.

De nuevo vemos que los errores económicos de no analizar las consecuencias de largo plazo y en todos los sectores de la economía, como recomienda Hazlitt que deben hacer los buenos economistas, nos conduce a una serie de políticas económicas erradas que benefician a unos pocos y perjudican al resto. Por ayudar una pequeña parte del país por un periodo corto de tiempo, (que es el sector exportado), estamos generando una inflación que afecta a los más pobres con el aumento de precios, y con la destrucción de sus pocos ahorros.

La razón por la que se esta generando inflación no la dice el Banco de Guatemala – BANGUAT- y es mejorar la rentabilidad de los exportadores, y que el precio de esta rentabilidad la paguen los más pobres.

 

Cristian Álvarez
Director de CADEP

Pilar Ceballos
Miembro de Consejo Administrativo de CADEP

Crecimiento económico

 Hace 30 años o más el análisis del desarrollo, creo que solía ser más sencillo, pues dos o tres indicadores marcaban el rumbo “correcto o incorrecto” de un país. Estos indicadores eran la producción nacional, medida por el PIB (producto interno bruto), la esperanza de vida al nacer, y probablemente la tasa de analfabetismo. Los países se esforzaban en crecer económicamente, y este crecimiento le permitió a su población mejorar sus ingresos personales y al mismo tiempo dotaba de recursos al Estado para atender de manera subsidiara a los más necesitados.

 La tecnología facilitó la aparición de nuevos indicadores, lo que complicó el análisis del desarrollo, pues ahora se toman más variables y las políticas públicas deben atender nuevos retos, como: la equidad de género o de ingresos, la salud, más variables en educación, respeto a la cultura, calidad en el trabajo, conceptos ambientales, etc. Y muchas veces al querer cumplir con estos requisitos se frena el crecimiento económico.

crecimiento economico final 001 cristian alvarez

Japón se menciona como un ejemplo de crecimiento económico acelerado después de la segunda guerra mundial, su producción en 20 años aumentó más del 400%, logrando sacar de la pobreza en forma acelerada a casi todos sus ciudadanos.

Pero no olvidemos que el éxito de Japón, así como de otros países fue generar altas tasas de crecimiento que permitían aumentar los ingresos de sus ciudadanos, (quienes dependen cada vez menos del gobierno) y al mismo tiempo dotar de más recursos al gobierno para mejorar aspectos de la vida en comunidad.

grafica crecimiento economico

 El cuadro anterior deja claro el aumento de la producción de Japón en 20 años. Hay muchos aspectos importantes del desarrollo, pero producir más y ser más productivos, es el primer paso para alcanzar esos otros indicadores de desarrollo.

Critsian Álvarez
Director CADEP

El gasto del Gobierno

El gasto del gobierno en Servicios Personales, que incluye los sueldos del personal permanente y temporal, así como los complementos salariales, los cuales unos son por ley como el bono 14 y aguinaldo, y otros son generados en los pactos colectivos de trabajo. También se incluye complementos a los salarios y gastos de representación.

Este rubro pasó de ser Q 6,835 millones en el 2004 a 20,288 en el 2015. En tres períodos presidenciales (12 años) aumentó un 200%, es decir, se multiplico por tres ese gasto.

grafica de presupuesto del gobierno

Cristian Álvarez

Director de CADEP

Populismo hizo popular a Trump

Luis Pazos

Donald Trump no ha sido buen empresario, pues redujo el capital que heredó; sin embargo, ha resultado uno de los mejores difusores de su imagen en la campaña para Presidente. Trump era conocido solo como un rico más en la ciudad de Nueva York y por algunos programas de televisión. Su principal objetivo, como lo sabe cualquiera que aspira a un puesto público de elección popular, es darse a conocer.

Usted puede ser honesto, preparado y saber qué hacer para sacar a un país de la miseria y corrupción, pero si no es conocido, difícilmente ganará una elección. Por ello, algunos candidatos dicen: “que hablen de mí, aunque sea mal, lo importante es que la gente me conozca”.

El primer paso para seleccionar a un candidato en un partido es el porcentaje de electores que lo conocen, después ven sus cualidades, personalidad y otras atribuciones que les exige cada grupo político.

Trump adoptó la estrategia de expresar afirmaciones que causan controversia para darse a conocer: “Voy a construir un muro entre México y Estados Unidos y que los mexicanos lo paguen”, es una estupidez, y lo sabe Trump, pero le ha dado muchos votos, y no de los que quieren se construya el muro, sino de quienes lo criticaron, se manifestaron en su contra y le dieron mucha exposición en los medios masivos de comunicación.

Cuando Donald Trump dijo que va a terminar con el Tratado de Libre Comercio, es para engañar a obreros y sindicatos del partido demócrata, que consideran que el Tratado de Libre Comercio les quitó empleos. Trump olvida que el TLCAN le dio poder adquisitivo a los mexicanos, que es el país del mundo que gasta el mayor porcentaje de los dólares que recibe por exportaciones a EUA en importaciones de EUA. Pero a Trump no le importa decir mentiras, solo darse a conocer, que hablen de él y ganar las elecciones, eso es el populismo electoral.

Si no queremos ayudar a los populistas electorales, que los hay en casi todos los partidos y paises, no los critiquemos a ellos sino a las políticas que proponen, pues aunque no lo busquemos, cada vez que los insultamos o nos manifestamos contra ellos, aumenta su popularidad y muy probablemente sus votos, y los acercamos al triunfo electoral.