¿Qué es la política sin políticos?

En un prólogo que escribe el ex presidente de México, Vicente Fox, sostiene que existen dos verdades sobre la política: la primera es que  la política es la más noble de las actividades sociales porque busca y promueve el bien común, cuando es bien realizada y la segunda es que ningún país puede progresar si no esta bien gobernado.

Imagino que estas frases pueden ser catalogadas como verdades siempre que se cumplan algunas premisas: la primera y más fácil de ver es que si juzgamos a la actividad de los políticos por las intenciones que se hacen públicas, es decir, que los mismos políticos comparten frente a sus electores y los medios de comunicación, claro que es una actividad con noble intenciones.  Pero el problema de esta frase empieza al contrastarla con la realidad; por eso es que el ex presidente mexicano agrega esta frase de dispensa “cuando es bien realizada”, porque obviamente los ejemplos del desempeño de los políticos deja en duda su veracidad.

Pero lo interesante de analizar es ¿por qué muchos ven con buenos ojos la política y con malos ojos a los políticos?.  Esa dicotomía es resultado de  un análisis  romántico de la política (a priori) y de un análisis realista (que no se puede dejar de ver) de los resultados en los distintos campos de acción donde interfiere los políticos (a posteriori).   El error radica en estudiar la política sin incluir sus principales actores; los políticos, grupos organizados y votantes.  Analizar la política sin analizar a los actores es una análisis vacío, un estudio incompleto, una investigación donde las premisas serán falsas frente a los resultados.  Pareciera que esta forma de estudiar la política se resumen en que los resultados de la política depende de “implorar” para que llegue un buen presidente o buenos funcionarios y no puedes hacer más para cambiar el destino que invocar  para que aparezcan buenos gobernantes.

Cuando juntas el estudio de la política con los actores principales obtienes resultados muy distintos, y no se puede concluir que la primera frase de Fox es una verdad, la política es la mas nobel de las actividades sociales porque busca y promueve el bien común, cuando es bien realizada, pues simplemente los resultados revelan que incluso cuando hay buenos políticos y buenas intensiones los resultados que prometen no se alcanzan, y con malos políticos el resultado es aun peor.

Juzgar  a la política por sus promesas o por lo que busca alcanzar es un error, y de ahí el punto de partida del desprestigio del que goza la política y los políticos en casi todos los ámbitos donde interfiere la política y políticos.

La segunda verdad que menciona Fox “ningún país puede progresar si no esta bien gobernado”, es más ambigua y por eso se acerca más a una “verdad”. Es difícil encontrar en la historia una sociedad exitosa sin gobierno, Milton Friedman creía en eso. No hay un caso de éxito sin gobierno.  Pero hay muchos casos de fracasos de gobiernos, por lo que es muy importante definir “bien gobernado”, pero no en un contexto en el cual esperamos a un Rey sabio y benévolo, sino más bien, usando un contexto real, debemos contestar la pregunta, ¿cómo podemos estar “bien gobernados” cuando los políticos son de carne y hueso?  Y es ahí donde los aportes de la ciencia económica son relevantes al proceso de análisis y estudio de la política, pero sobre todo la economía nos ayuda a definir el campo de acción de los políticos, que problemas se deben resolver en lo privado y cuales deben involucrar a políticos.

El desgaste de los gobiernos en general radica en creer que pueden hacer mejor las cosas que los individuos, que pueden generar mejores resultados legislando y controlando en lugar de dejar a las personas libres,  bajo normas generales y abstractas, que guíen un comportamiento comúnmente aceptado.   Creen que los sueldos mejoraran si ponen leyes de salario mínimo. Creen que el comercio mejorara si hay tarifas y aranceles.  Que las fronteras ayudan al comercio, que la competencia se puede crear con leyes, que las leyes pueden eliminar el consumo de drogas.  Todas estas intervenciones descansan en la esperanza que darán mejores resultados, pero los resultados son distintos a lo propuesto, lo que genera desconfianza de la población, genera que luego de las promesas los políticos deban explicar por que fallaron, etc.

Limitar la acción del gobierno es bueno para todos, mejoraría la credibilidad en la política y en los políticos y es bueno para las personas que vivimos en sociedad.

Cristian Álvarez
Director
Centro para el Análisis de las Decisiones Públicas, CADEP

Club de Lectura: Recordando a Milton Friedman

Con la participación del Doctor Julio Cole finalizamos el ciclo de almuerzos para estudiar el libro de Milton y Rose Friedman, “Libertad de Elegir”. La actividad inicio el jueves 12 de julio y concluyó el 2 de agosto.  Contamos con la presencia de profesores de distintas universidades así como alumnos, lo que enriqueció mucho el debate.
Hay muchas ideas que valen la pena rescatar de este gran libro, frases que se pueden citar, argumentos que aún son vigentes y otros que aún se deben seguir madurando.  Pero en este espacio quiero compartir algunas ideas que mencionó el profesor Cole sobre el premio Nobel de Economía de 1976.
Salvando las distancias, ganar un Nobel es muy parecido aganar una medalla en los juegos olímpicos. Hoy, por las olimpiadas de Londres,  está de moda conocer sobre los atletas olímpicos, sus características pero sobre todo su preparación, esos largos entrenos, e incansable esfuerzos, que muy bien los dice en una frase Erick Barrondo (primer medalla olímpica para un guatemalteco)  “A nosotros jamás nos despertó el sol. Cada día, lo fuimos a buscar. Y lo encontramos. Esto es para toda la vida”.
En su último artículo “Milton Friedman: una bibliografía” el profesor Cole menciona  que Friedman escribo 35 libros (1 cada dos años aproximadamente), 319 publicaciones en revistas y medios académicos (1 cada tres meses), 21 entrevistas publicadas en medios, más sus columnas de opinión que publicó durante 18 años en la revista Newsweek.
Estos números demuestran que fuera de la extraordinaria capacidad como escritor que tenía Friedman y su innata habilidad como economista, también sobresale un hombre comprometido con su trabajo, incansable en su lucha.   Eso lo hizo acreedor a muchos premios, incluidos un Nobel, la medalla nacional de ciencia, la medalla presidencial de la libertad en el gobierno de Reagan, etc.  Seguro si Friedman hubiera sido un atleta, hubiera estado siempre en  la lucha por las medallas.

Recordando a Milton Friedman

En 2007 Milton Friedman cumplió 95 años y la UFM lo celebró. Un incansable defensor de la libertad, amigo personal de nuestro fundador, Manuel F. Ayau, y de otros profesores y amigos de la Universidad, ha inspirado a muchos amigos de la libertad alrededor del mundo y dentro de esta universidad. En julio de 2012 estaría cumpliendo 100 años y vale la pena celebrar su nacimiento. ¿Cómo celebrarlo? Estudiando sus ideas, continuando su legado y sobre todo, siempre retando sus conceptos.  
Y por eso el CADEP ha decidido, discutir en cuatro almuerzos, uno de los libros de Friedman, Libertad de elegir, el cual por cierto se convirtió en un Best Seller. La introducción de este libro termina con frase: “La única persona que puede persuadirle realmente a usted es usted mismo. Debe dar la vuelta a los temas despacio en su cabeza, considerar los múltiples argumentos, dejarlos madurar y, al cabo de largo tiempo, convertir sus preferencias en convicciones.” Milton F. Y siguiendo sus consejos queremos celebrar su centenario leyendo despacio su libro, cuestionándonos, revisando si aún tiene actualidad, sacándole provecho a algunas ideas o remplazando otras. Todo en un ambiente multidisciplinario con amigos de distintas universidades unidos con el deseo de aprender. Es una buena idea para empezar a celebrar este importante centenario ver estos dos vídeos: Una herencia de libertad y Entrevista a Manuel Ayau.